Cómo conservar el vino en casa

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Como sabes, el vino nace como resultado de un proceso bioquímico de fermentación en el que gracias a la acción de las levaduras, se transforman los componentes del mosto dando lugar a un vino con sus distintos matices de sabor, aroma y color.

Esta transformación de mosto en vino se produce en ambientes controlados de bodegas como la nuestra, pero una vez que la botella llega a tu casa es importante que tengas en cuenta estas recomendaciones para saber cómo conservar el vino en casa y de esta forma puedas disfrutar de él en toda su esplendor durante más tiempo.

 

Como amante del vino, es posible que alguna vez te hayas preguntado si estás almacenando bien las botellas para que el vino mantenga todo el sabor y cualidades. Para saber sobre conservación del vino en casa si no dispones de nevera para vinos o vinoteca ten en cuenta nuestros consejos e intenta recrear las condiciones en algún sitio de tu hogar.
Por otro lado, si te decantas por invertir en un refrigerador de vinos decirte que los hay de diferentes tamaños y precios y su función es mantener los vinos en las condiciones óptimas de temperatura y humedad. La ventaja es principalmente que no tienes que estar pendiente y que siempre encuentras tus vinos a la temperatura ideal.

Como conservar el vino en casa | Foto Heath RasmussenFoto: Heath Rasmussen


1. Temperatura ideal para conservar el vino


La temperatura del lugar en el que conservamos nuestras botellas de vino es uno de los principales factores al que debemos prestar atención para evitar que nuestros vinos se echen a perder. Lo ideal es que el vino esté en una temperatura constante entre los 8º y 16º. En ningún caso el lugar donde almacenes tus botellas debe superar los 22º.
Por otro lado debemos tener en cuenta que servir un vino demasiado frío, sobretodo en los tintos, favorece que los matices de sus aromas desaparezcan y no se puedan apreciar.
También debemos tener cuidado en evitar oscilaciones térmicas, es decir, que no varíe mucho la temperatura de la botella de vino, por lo que lo adecuado sería no almacenarlo en lugares en los que la temperatura sea cambiante. Por este motivo no es aconsejable guardar el vino en la cocina donde la temperatura puede aumentar varios grados bruscamente cuando se cocina. Tampoco es buena idea almacenar el vino cerca de una fuente de calor como un horno o un radiador. Lo mejor sería almacenar las botellas de vino en una bodega o un sótano, aunque esto no siempre es posible por espacio. No te preocupes, te sirve un trastero, una alacena, un armario donde no haya sistemas de calefacción o aire de acondicionado. También es buena idea situar un termómetro junto a los vinos para tener un control de la temperatura.

 

2. Humedad ambiental para conservar el vino

Igual de importante que controlar la temperatura del lugar en el que conservamos nuestras botellas de vino, también lo es vigilar la humedad relativa del ambiente. Si hay poca humedad el corcho se seca y se vuelve poroso. El lugar que elijamos ha de ser fresco y la humedad relativa debe estar entre el 60 y el 80% para que el corcho no se seque o se humedezca.
En el caso de que el corcho se seque, el tapón tendería a encogerse, por lo que podría entrar aire en la botella y favorecer una pérdida de volumen y una oxidación prematura del vino. En el caso contrario, si el corcho está demasiado húmedo, se darían las condiciones necesarias para la favorecer la aparición de mohos y hongos que pueden estropear el vino. Para evitarlo, nada mejor que usar un higrómetro junto a las botellas, así tendremos bajo control que el vino no experimente grandes cambios en la humedad del ambiente.

Como conservar el vino en casa humedad higrometro

 

3. Evitar la exposición del vino a la luz directa

La luz tanto natural como artificial es nefasta para la conservación del vino ya que lo degrada deteriorando tanto el color como los aromas de los vinos. Es muy importante que el sitio en el que almacenemos las botellas sea oscuro puesto que la incidencia de la luz sobre las botellas puede favorecer reacciones químicas como la oxidación del vino, con la consiguiente pérdida de calidad.
Por estos motivos, entre otros, es por los que se sigue manteniendo el color verde en la mayoría de botellas de vino que encontramos en el mercado, ya que este color es capaz de neutralizar entre el 30 % y el 60 % de las radiaciones lumínicas. Si el lugar que hemos elegido para guardar nuestro vino tiene mucha luz, es mejor guardar las botellas en muebles cerrados o cajas.

Evitar la exposición del vino a la luz | Foto @lobo_de_bar

Foto @lobo_de_bar

4. Posición de las botellas de vino

La posición en la que almacenamos nuestras botellas de vino es también muy importante a la hora de preservar sus características organolépticas. Es por ello que colocaremos nuestras botellas siempre en posición horizontal. Existen infinidad de botelleros de diferentes formas y materiales que son muy útiles para almacenar tus botellas. De esta forma permitiremos que el vino y el corcho estén en contacto permanente y al mismo tiempo evitaremos que el corcho se seque, con lo que perdería su elasticidad y el cierre de la botella dejaría de ser hermético. También intentaremos evitar que las botellas sufran agitaciones o movimientos bruscos, para permitir que el vino repose de forma adecuada y evolucione de la manera más natural posible.

Cómo conservar el vino en casa

5. Los vinos espumosos, mejor guardarlos en vertical

Como excepción al punto anterior, colocaremos los vinos espumosos (cavas, champán, etc. ) en posición vertical. En estos vinos, la presencia de gas carbónico, que tiende a subir, permite que el tapón mantenga el nivel de humedad idóneo. Además, la propia disposición vertical de la botella favorece también la propia conservación del carbónico en estas bebidas.

lot magnum sios brut reserva low res

Siós Brut Blanc de Noirs Magnum en caja de madera

6. Conservación del vino una vez abierto

Una vez que hemos abierto una botella de vino, si no nos la vamos a terminar de una vez, es mejor que conservemos el vino en el refrigerador. Antes, deberemos minimizar el contacto entre el vino y el aire contenido en la botella para evitar la oxidación. Para lograrlo, podemos cambiar el vino a una botella más pequeña y cerrarla bien apretando el corcho de forma firme. Lo ideal sería utilizar una bomba de vacío manual para extraer el oxígeno del interior de la botella, lo cual nos ayudará a que no se oxide con rapidez.
A diferencia de las botellas de vino sin abrir que conservábamos en horizontal, las que ya hemos abierto es mejor conservarlas en vertical para que la superficie de vino en contacto con el aire sea menor.
De todos modos ten en cuenta que una vez abierta la botella de vino sólo podrás prolongar sus cualidades unos cuantos días. En el caso de los vinos blancos o rosados en 3 o 5 días habrán perdido su sabor y en el caso de los vinos tintos puedes guardarlos unos 6 días como máximo.

Ahora que ya sabes cómo conservar el vino en casa, te invitamos a visitar nuestra tienda y a elegir alguno de nuestros vinos para empezar a crear tu propia vinoteca.

 Comprar Vinos Siós | Bodegas Costers del Sió

 

logo negre

Carretera Balaguer-Agramunt KM 4.3
25600 BALAGUER, LLEIDA, ESPANYA

PRODUCTOS Y SERVICIOS

DO Costers del Segre logo

ACTIVIDADES

VISITAS

PREMIOS

NOVEDADES

 

 

wine route

© 2020 Costers del Sió. Todos los derechos Reservados.
'